Protocolo de Convivencia Escolar

Disposiciones Generales 

     La convivencia escolar dentro de los establecimientos educacionales es tarea de todos, y no radica simplemente en el cumplimiento de ciertas normas y reglas establecidas, sino que además supone un aprendizaje progresivo de los niños(as) de forma permanente. Además, los adultos de la comunidad educativa, particularmente los docentes  y las familias cumplen un rol fundamental y decisivo de constituirse en modelos de comportamiento y acompañantes en esta etapa crucial en el proceso de socialización.

     Estamos conscientes que en el espacio escolar existen múltiples desafíos y tensiones que afectan la convivencia armónica y constructiva de las personas y es por eso que es importante que los docentes, directivos y asistentes de la educación se hagan cargo de sus respectivas responsabilidades y obligaciones, pues con su comportamiento y enseñanzas  posibilita la construcción de una comunidad donde todos se respeten y se valoren en su dignidad; en la que dialoguen opiniones y puntos de vista diversos, al amparo de los derechos que cobijan a todas las personas.

     Los diferentes actores del sistema educativo deben contribuir significativamente a prevenir, atender y erradicar conductas violentas o conflictivas a través de un ambiente escolar favorable, que sea de respeto, tolerancia y solidaridad al interior del establecimiento. 

Los comentarios están cerrados.